viernes, 27 de agosto de 2010


El rio Ganges, una Diosa hindu

El nombre del Ganges es conocido en todo el territorio de la India y ha sido declarado el Río Nacional de la India. Este río que fluye 1.560 millas desde el Himalaya cruzando la llanura del Ganges hasta llegar a la Bahía de Bengala es más que un torrente de agua. Este río es la vida, la pureza, y una diosa para la gente de la India. El río es Ganga Ma "Madre Ganges". Su nombre y su historia es conocida a través de todo el país. Es la historia de cómo ella dejo caer sus aguas del cielo sobre las cenizas de los hijos del rey de Sarga. Sus aguas los levantaron de nuevo para vivir en paz en el cielo. No sólo eso, pero cualquier persona que toque estas aguas purificadoras aún hoy en día se dice que queda limpio de todos sus pecados.
En cuanto empieza el día, los hindúes devotos comienzan a dar sus ofrendas de flores o comida, arrojando puñados de grano o guirnaldas de caléndulas o flores de loto de color rosa en el Ganges. Otros hacen flotar pequeñas lámparas de aceite en su superficie, o toman agua del Ganges con sus manos y aprovechan para llenar recipientes con su agua para llevar con ellos al templo. En las grandes ocasiones festival, los hindúes vadean el río en embarcaciones, al grito de "Jai Ganga Mata Ki!" (¡Victoria a la Madre Ganga!)
Cada mañana, miles de hindúes, ya sean peregrinos o residentes, se abren camino en el agua bendita del río Ganges. Todos ellos se enfrentan la salida del sol con las manos juntas elevando sus oraciones.
El Ganges es un lugar de muerte y de vida. Los hindúes de todos los alrededores traen a sus muertos. Ya sea el cuerpo o solo cenizas, se necesitan las aguas del Ganges para alcanzar el mundo de los Antepasados. Al igual que en el mito de los 60.000 hijos del Rey Sargas que alcanzaron el cielo cuando el Ganga dejo correr sus aguas sobre sus cenizas, aun en la actualidad las mismas aguas del Ganges son necesarias para los muertos en la creencia hindú. Sin esto, los muertos sólo existen en un limbo de sufrimiento, y serían espíritus molestos para los que todavía viven en la tierra. Las aguas del Ganges se llaman amrita, el néctar de la inmortalidad.
Cualquier lugar a lo largo del Ganges es bueno para la cremación de un cadáver. Si eso no es posible, entonces los familiares más tarde podrían traer las cenizas de los difuntos hasta el Ganges. A veces, si una familia no puede pagar la leña para la cremación, se echa al agua el cadáver a medio quemar. Un versículo del Mahabharata promete, "Si tan sólo un hueso de una persona llega a tocar el agua del Ganges, esa persona vivirá, honrado en el cielo." Incluso las cenizas de Mahatma Gandhi descansan en el Ganges.
Para los vivos, bañarse en el Ganges es una antigua tradición muy importante. Los Hindúes viajan kilómetros y kilómetros para que sus pecados sean lavados en estas aguas sagradas. Según ellos no hay nada como la depuración en las aguas vivas del río del cielo. Esta agua "pura" se supone que lave sus pecados para siempre.