miércoles, 25 de agosto de 2010


Porque los hindúes se arrodillan ante sus padres y ancianos?

En la India, se tiene en muy alta estima las bendiciones, la aprobación o beneplácito de los ancianos. Por tal motivo los hindúes acostumbran a arrodillarse ante ellos y tocar sus pies como señal de respeto. Los buenos pensamientos crean vibraciones positivas. Los buenos deseos que emanan de un corazón lleno de amor, nobleza y divinidad tienen un poder increíble. Cuando los hindúes se hincan ante sus mayores, con humildad y respeto ellos invocan sus bendiciones y buenos deseos, los cuales fluyen en forma de energía positiva que los ayuda en su desarrollo espiritual.
Este es un gesto de postración dirigido a rendirse ante el poder divino que yace en nuestros mayores que al estar mas cerca del final de sus vidas terrenales se encuentran mas cerca de Dios. Simboliza el reconocimiento por su amor desinteresado hacia nosotros, por su edad, su madurez y nobleza, así como por los sacrificios que han hecho por nuestro bienestar. Esta es una forma de humildemente reconocer la grandeza del otro y es una tradición que refleja y fortalece los fuertes lazos familiares existentes en la India.
Este gesto es una antigua costumbre que realizan a menudo los hijos a sus padres o en general a los ancianos de la familia o a maestros espirituales y en ocasiones lo realiza la esposa ante el esposo.
Quien recibe el gesto, muestra su beneplácito y ofrece sus bendiciones poniendo su mano sobre la cabeza del arrodillado, llena su corazón y su alma de compasión y esta expresión de energía espiritual se eleva hasta Dios que derrama sus bendiciones a quien la realiza.
Este gesto puede ser realizado a diario cuando un joven se encuentra con un anciano y particularmente en ocasiones importantes como el comienzo de una nueva labor, en cumpleaños o festivales. Esta antigua tradición forma parte intrínseca del hinduismo y tiene sus reglas prescritas en las escrituras donde se explica quien debe postrarse ante quien. 
Riqueza, nombre familiar, edad, fortaleza moral y conocimiento espiritual en orden ascendente de importancia califican al hombre para recibir respeto. Es por esta razón que en ocasiones un rey o dueño de la tierra se postra frente a un maestro espiritual.
Aunque todo parece indicar que esta tradición proviene de la religión Hindú, hoy en día se ha convertido en una tradición en toda la India y la han acogido miembros de otras religiones como los Musulmanes y los Sikhs.
Aunque se pueden recibir bendiciones de los ancianos sin tener que arrodillarse ante ellos, los hindúes ven en este gesto una manera de honrarlos, mostrar su amor y su respeto y hacerlos sentirse felices e importantes, por eso esta es una de las primeras lecciones de modales y etiqueta que aprenden los pequeños niños hindúes.