jueves, 26 de agosto de 2010


Taj Mahal un poema arquitectónico.

El Taj Mahal es mucho más que un conjunto de edificaciones, es un poema arquitectónico, que solo pudo ser inspirado por la fuerza más poderosa del universo, el amor. Allí acuden viajeros desde todas partes del mundo que pasean por los jardines, admiran las fuentes y recorren cada rincón sin querer perder un detalle.

Cuenta la historia que el Shah Jehan emperador de la India por los años 1600 y tanto, se enamoro perdidamente de una mujer Arjumand. Aun cuando ya tenia varias esposas y concubinas se caso con la que realmente fue el amor de su vida y la nombro Mumtaz Mahal, “la elegida del palacio” Durante años fueron una pareja enamorada, que vivían el uno por el otro; ella era su acompañante fiel en todas sus campañas; él la colmaba de regalos, de detalles, de flores, de diamantes. Años mas tarde mientras la esposa lo acompañaba en una de sus campañas militares tubo complicaciones al dar a luz su hijo numero 13 y murió en brazos de su amado, no sin antes pedirle que le dedicara un sepulcro digno del amor que se habían profesado. El emperador cayo presa de una terrible depresión y paso días sin hablar con nadie. Tras recuperarse mando a construir el Taj Mahal como sepulcro para su esposa. Esta maravilla llevo 20 años en construirse y el esfuerzo de mas de 20 mil obreros. Ademas del mármol blanco y el mármol negro, se utilizaron en los detalles tallados e incrustraciones 43 tipos diferentes de piedras preciosas y semipreciosas, de muy diversas partes del mundo.
En torno al Taj Mahal se comentan historias que no han podido ser comprobadas, hay quienes dicen que el emperador tenia planes de construir un palacio similar pero de mármol negro frente al Taj Mahal, en la otra ribera del río Yamuna, para que allí depositaran sus restos, pero que tubo que ser enterrado en el mismo Taj Mahal al lado de su esposa porque no tubo tiempo de construir su sepulcro en mármol negro pues su hijo lo destrono antes de poder realizarlo.
Otras personas comentan que el Taj Mahal no fue en realidad construido por el emperador Shah Jehan, sino que el mando a remodelar un templo a Shiva ya existente, le hizo inscribir relieves coránicos y lo transformo en lo que es hoy el Taj Mahal pero que la edificación ya existía e incluso hay quienes aseguran que en sótanos subterráneos serrados al publico aun se encuentran estatuas de Shiva y que el gobierno indio lo encubre para evitar la propaganda negativa a la que es sin duda la mayor atracción de la India y su símbolo distintivo.
Ya sea que el emperador lo mando a construir desde cero o lo mando a modificar, a estas alturas no importa, de todas formas es un extraordinario monumento al amor. En las palabras del poeta Rabindranath Tagore es "una lagrima en la mejilla del tiempo" es una de las maravillas de la humanidad y un lugar que el visitante a la India, no puede perderse.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

hpñdflgklfñ el chino se la come