sábado, 18 de junio de 2011


Indira Gandhi

En un país tan tradicionalista, en el que muchos ven el nacimiento de una niña como un símbolo de infelicidad, la elección de Indira Gandhi como primera ministra constituyó un hecho histórico cuyo eco sobrepasó la India y retumbó en todo el continente asiático.
Indira nació en 1917 en la ciudad de Allahabad, a orillas del río Ganges, en el seno de una familia acomodada. Su apellido lo tomó de su marido, Feroze Gandhi, que no tenía ningún parentesco con Mahatma Gandhi.
Su padre, Jawaharlal Nehru, fue uno de los líderes independentistas que lucharon por el fin del dominio colonial británico, y ocupo el cargo de primer ministro de la India. En su infancia, Gandhi mostró una gran capacidad oratoria, talento del que había de sacar gran provecho en el futuro. En su juventud estudio en algunas de las mejores universidades de Suiza e Inglaterra.
Su carrera política comenzó con la independencia de la India en 1947. En los años cincuenta, Indira Gandhi ya era la mujer más influyente en la India. En 1964 falleció Nehru y su sucesor, Lal Bahadur Shastri, murió inesperadamente dos años después. En 1966 Indira Gandhi entró en la Historia al ser elegida por el Parlamento indio como nueva primera ministra.
Su gobierno aceleró la industrialización del país, incrementó la rivalidad militar con Pakistán y estrechó contactos con la URSS, lo que provocó el enfriamiento de las relaciones con Estados Unidos. En 1974, la primera ministra autorizó el estallido de una bomba nuclear en la región de Rajasthan, convirtiendo la India en el sexto país que lograba entrar en el denominado “Club Nuclear”. Meses después, Indira Gandhi suspendía las garantías constitucionales y suprimía la prensa independiente. ¿La razón? Según ella, era la única forma de luchar contra la corrupción, la crisis económica y la sequía.
La etapa de mano dura se mantuvo hasta 1977 en que la primera ministra decidió convocar unas elecciones en las que salio derrotada. Semejante golpe le costó a Indira Gandhi la expulsión del Parlamento y del Partido del Congreso. La caída en desgracia se agravó al ser acusada de abuso de poder, por lo que pasó una breve estancia en la cárcel. Pero la dama de hierro asiática resurgía de sus cenizas en 1980 al ganar las elecciones y recuperar su cargo de primera ministra.
En aquella década, India logró un lugar entre las quince naciones más poderosas del mundo. Tras afianzarse como líder de los países del Tercer Mundo, le fue concedida a Indira Gandhi la presidencia de la Conferencia del Movimiento de Países no Alineados.
Indira luchó incansablemente contra el nacionalismo sikh en el Punyab, ya que éstos querían un país confesionalmente sikh a través de la independencia del Punyab del resto de la India, al que llamarían Khalistan.
Indira organizó una maniobra militar llamada "Estrella Azul" (Blue Star) para detener a los nacionalistas Sikhs en su propio Templo Dorado de Amritsar, lo cual terminó en una gran matanza que dejó cientos de civiles muertos, y graves daños al templo, el lugar mas sagrado de los sikhs.
Los sikhs no le perdonarían este desagravio. Luego de escapar de dos atentados a lo largo de su carrera política, fue asesinada, acribillada por 31 impactos de bala, en su casa, a los tres meses de su reelección en 1984, por dos de sus guardias de seguridad Sikhs.


Pinturas rupestrres en la India

Dispersas por toda la India hay miles de pinturas rupestres prehistóricas dibujadas en cuevas, bosques y dólmenes, vestigios de antiguas culturas. Sin embargo las más famosas son las pinturas rupestres de Bhimbetka, también conocidas como abrigos o refugios rupestres, que constituyen el vestigio de vida humana más antiguo de la India y entre los más antiguos de todo el mundo. Este lugar que es una zona protegida se encuentra a 45 kilómetros al sur de Bhopal, en el estado de Madhya Pradesh. Los rodean las montañas Vindhya, al igual que extensos y profusos bosques de gran riqueza natural y biodiversidad. Las pinturas datan de la Edad de Piedra, es decir, tienen unos 9 mil años, y se las reconoce entre las más antiguas del mundo entero.
Por su valor histórico, arqueológico, y también artístico, estos refugios de Bhimbetka fueron declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en julio de 2003.
Estos importantes hallazgos arqueológicos fueron descubiertos por el arqueólogo indio Vishnu Shridhar Wakankar en 1957. Las pinturas se encuentran muchas veces superimpuestas, unas sobre otras, revelando el paso del tiempo y las diferentes personas que fueron generando estas imágenes.
Las pinturas muestran escenas de la vida cotidiana de los habitantes del lugar, que se refugiaban en cavernas. Danzas y celebraciones, montura a caballo, caza, música, recolección de miel, montura en elefante y las tareas hogareñas son algunas temáticas habituales.
También hay imágenes de acontecimientos especiales, como nacimientos, ritos religiosos y enterramientos. Los animales son figuras muy presentes, entre ellos bisontes, elefantes, pavos, rinocerontes y tigres.
Los colores predominantes son rojo y blanco, aunque se utilizaron también tonalidades amarillas y verdes. Además de escenas figurativas, las pinturas cuentan con numerosos símbolos religiosos.


Las vacas sagradas

En la India las vacas son un símbolo de la fecundidad y la maternidad, por lo tanto son consideradas sagradas para los hindúes. Están protegidas por la ley y nadie osa hostigarlas, maltratarlas y mucho menos matarlas para aprovechar su carne. En la India es muy común ver las vacas caminando libremente por aceras y avenidas sin que nadie las moleste, inclusive las personas las tratan con reverencia y hasta les dan de comer con sus manos.
El origen de esta costumbre se pierde en el pasado. Hace casi 2.500 años, el crecimiento demográfico en la India provocó la reducción de las tierras de pasto en favor de los cultivos de hortalizas. Las vacas, cada vez menos numerosas, fueron entonces conservadas por su leche y abono.
Sin embargo desde mucho antes, desde los vedas arcaicos, en los cuales se inspira la religión del hinduismo, se establece que La vaca es una madre, tal como lo es la tierra, la nodriza y la misma madre.
Posteriormente el budismo enseñó Ahimsa, es decir no violencia que incluye una dieta vegetariana y que por supuesto no incluye a la vaca en el menú.
Desde los antiguos vedas, hace miles de años, a los no vegetarianos se les da el apelativo discriminante de “Chandalas” o “comedores de carne”


Influencia de la India en occidente

Aunque muchos lo desconocen, la cultura de la India tiene una influencia en nuestras vidas mayor a lo que se conoce. Por ejemplo el pijama que utilizamos para dormir procede de la India. El choridar (pijama) era un pantalón muy ancho atado con una cinta de seda a la cintura que utilizaban comúnmente los indios y que con el tiempo se fue dejando solo como prenda para dormir.
La ducha o baño diario es una costumbre importada a Europa desde la India, donde desde hace muchos siglos tienen la costumbre de asearse con agua todos los días.
En la sociedad india los hombres de las castas altas tienen la costumbre de no cortarse el cabello y su cuidado depende mucho de su mujer. Los masajes con aceites y lociones capilares que les realizan sus esposas sobre el cuero cabelludo lo denominan champó, que deriva del verbo imperativo champná, que significa sobar.
A comienzos del siglo XIX, los británicos y sus esposas adoptaron esta costumbre e incluyeron en las tareas de sus sirvientes masajearles el cuero cabelludo. Así fue como el término llegó a la metrópoli inglesa.
Al principio se utilizaba para designar el masaje en la cabeza que ofrecían las peluquerías más exclusivas, pero no tardó en emplearse también para referirse a los productos que se usaban para enjabonar el pelo. La palabra no se refiere tanto al producto como a la forma de aplicarlo.
Desde entonces, y hasta hoy, shampoo es en la lengua inglesa el acto de limpiar frotando no solo el cuero cabelludo sino todo lo que implique la acción de sobar o frotar.